4 consejos para cuidar las coronas dentales

4 consejos para cuidar tus coronas dentales | Sonrisas Felices

Las coronas dentales son una solución de restauración cómoda y muy eficaz cuando la caries pone en peligro los dientes naturales o una bonita sonrisa. Aunque estas finas fundas dentales son duraderas y pueden soportar la misma exposición a las tensiones diarias de masticar y morder que los dientes naturales, un cuidado y mantenimiento adecuados pueden garantizar que las coronas duren el mayor tiempo posible.

¿Qué son las coronas dentales?

4 consejos para cuidar tus coronas dentales | Sonrisas Felices

Una corona es una funda protésica que un dentista fija sobre un diente natural o implante utilizando cemento o un adhesivo de unión. Las coronas suelen ser de metal, cerámica, porcelana o una combinación de metal y resina. Los dentistas pueden recomendar coronas para sujetar dientes con empastes grandes, reparar y prevenir fracturas de dientes naturales, sujetar puentes, cubrir dientes deformes y descoloridos y cubrir pilares de implantes. El primer paso para instalar una corona requiere que el dentista prepare un diente natural eliminando la caries y la capa externa del diente para garantizar un ajuste adecuado.

Buenos candidatos para el procedimiento

Las coronas dentales suelen recomendarse cuando un diente se ha debilitado o dañado gravemente a causa de una lesión o una caries dental grave. Un dentista puede realizar el tratamiento en un paciente que tiene:

  • Dientes astillados
  • Dientes agrietados
  • Dientes rotos o que se desmoronan
  • Dientes estructuralmente dañados por múltiples empastes o caries.

Para colocar una corona dental, la raíz debe estar sana y debe haber suficiente estructura dental viable por encima de la línea de las encías para soportar el nuevo recubrimiento. Los pacientes que tengan una infección en los tejidos dentales blandos o a los que les quede muy poco material dental natural pueden tener que buscar opciones de tratamiento alternativas.

Técnicamente, las coronas pueden colocarse en cualquier diente, pero suelen reservarse para los dientes de la parte posterior de la boca, sobre todo premolares y molares. Las personas que tienen daños graves en los incisivos o caninos pueden optar por carillas dentales o implantes en su lugar. Además, en general los pacientes deben gozar de buena salud y no fumar, ya que esto puede decolorar la corona y provocar continuas complicaciones de salud bucodental.

LEER MÁS  Bienvenido a Happy Smiles Family Dentistry

¿Las coronas requieren cuidados especiales?

Con los cuidados adecuados, las coronas dentales pueden durar décadas. Los dentistas recomiendan estos cuatro consejos para garantizar que los pacientes protejan estas prótesis y los dientes naturales que se encuentran debajo y a su alrededor.

1. Cepillarse los dientes y usar hilo dental dos veces al día

A diferencia de los dientes naturales, las coronas no son susceptibles a la caries; sin embargo, la placa y las bacterias que se acumulan donde una corona se une a la línea de las encías pueden llegar al diente natural subyacente o extenderse a la mandíbula y los dientes adyacentes. Cepillarse los dientes y usar hilo dental dos veces al día puede eliminar la placa antes de que se endurezca, reduciendo la incidencia de enfermedades de las encías y caries. Además, los dentistas pueden recomendar el uso de dentífricos no abrasivos para evitar rayar las coronas de cerámica y porcelana, y usar el hilo dental con cuidado para no desprenderlas.

2. Evite los alimentos pegajosos y duros

Los pacientes dentales pueden evitar el gasto y los inconvenientes de sustituir las coronas evitando ciertos alimentos que pueden dañarlas. Por ejemplo, los caramelos, incluidos el toffee y el caramelo, pueden adherirse al material de la corona y desprenderlo al masticar. Además, morder y masticar caramelos duros, frutos secos o pan puede provocar grietas que permitan a las bacterias penetrar en el diente y el tejido subyacentes. Por lo tanto, eliminar ciertos alimentos que pueden dañar las coronas dentales puede repercutir positivamente en la salud bucodental

3. Llevar un protector nocturno

Durante el sueño, el bruxismo, o rechinar y apretar los dientes, puede causar una presión significativa que compromete las coronas y los dientes subyacentes. Los dentistas que detectan signos de esta afección aconsejan a los pacientes llevar un protector nocturno para absorber la fuerza excesiva sobre los dientes y la mandíbula y evitar daños en la corona e infecciones bacterianas que suelen acompañarla.

LEER MÁS  Sustitución de un empaste dental desgastado por una corona

4. Programar limpiezas rutinarias

Los dentistas recomiendan a los pacientes con coronas que se sometan a limpiezas y revisiones cada seis meses. Las limpiezas profesionales son esenciales para eliminar el sarro persistente entre el borde de la corona y la línea de las encías antes de que se produzcan enfermedades de las encías. Las visitas periódicas también permiten al dentista comprobar si se han producido cambios en el ajuste de la corona y aplicar las correcciones necesarias antes de que surjan complicaciones.

Conclusión

Las coronas dentales son un tratamiento probado y rutinario que los dentistas aplican para restaurar la función oral o crear una sonrisa atractiva. El procedimiento puede reforzar el diente natural y evitar su pérdida, al tiempo que repara los daños causados por una lesión traumática o una caries grave. Con un mantenimiento y cuidado adecuados, los pacientes pueden esperar que los beneficios protectores y de mejora de la sonrisa de una corona duren muchos años. Visitar al dentista dos veces al año también es importante para mejorar la longevidad de este trabajo dental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *