Por qué son importantes las radiografías dentales en la endodoncia

Por qué son importantes las radiografías dentales en la endodoncia

Cuando piensa en una endodoncia, es posible que tenga pensamientos de dolor, incomodidad y una experiencia desagradable en general. De todos los procedimientos dentales, éste tiene una de las reputaciones más infames. Sin embargo, su dentista tiene la formación, los conocimientos y las herramientas para corregir caries importantes y restaurar su salud bucal. Para diagnosticar una infección dental y problemas graves, el dentista utilizará varios métodos, como las radiografías. Cuando su dentista realice una endodoncia, podrá disfrutar masticando y hablando sin irritación en la boca.

Cuándo es necesario este procedimiento

Por qué son importantes las radiografías dentales en la endodoncia

Los dentistas pueden realizar diversos tratamientos para restaurar los dientes. Algunos de los cuidados restauradores más comunes incluyen empastes, coronas, puentes y adhesivos. Una endodoncia ayuda a reparar los daños en la cámara pulpar del diente. Esta zona alberga terminaciones nerviosas, vasos sanguíneos y otros tejidos. Si hay caries o infección aquí, este tratamiento endodóntico puede limpiarlo y eliminar el dolor.

En qué consiste

Algunos dentistas necesitan dos o tres citas para completar todo el proceso. Otros prefieren terminarlo todo en una sola visita. Si se trata de una urgencia, el dentista se adaptará a las necesidades del paciente y realizará el procedimiento lo antes posible. Inicialmente, el dentista comprobará mediante un examen que este tratamiento es necesario. A continuación vienen los siguientes pasos:

  • Adormecimiento de la boca
  • Perforación del diente afectado hasta la cámara pulpar
  • Eliminación de caries e infecciones
  • Sellado del diente
  • Colocación de una corona sobre el diente, si es necesario.

Importancia de las radiografías en una endodoncia

A veces, el endodoncista puede tener una buena idea de que una endodoncia es esencial para salvar el diente. Hay signos concretos, como dolor dental prolongado, encías inflamadas y sensibles, y sensibilidad al frío o al calor. Sin embargo, una radiografía ofrece al dentista una visión más profunda de todo el diente. La radiografía hace lo que el ojo desnudo no puede hacer: examinar profundamente dentro de la raíz en toda la escala de la infección y la caries. La radiografía puede ayudar a diagnosticar el problema con mucha más precisión que un examen sin ella. Este proceso también puede identificar problemas adicionales con el diente que el dentista no podría encontrar de otra manera.

LEER MÁS  ¿Son necesarias las revisiones de odontología general?

Por dónde seguir

Tras revisar las radiografías, el dentista puede formular una estrategia para reparar el diente. Estas imágenes muestran dónde están la caries y la infección y la extensión del daño. Estas imágenes guiarán el proceso de endodoncia. El dentista puede entonces sentirse cómodo para seguir adelante con el procedimiento. Un miembro del personal puede incluso tomar radiografías adicionales después del tratamiento.

Después de una endodoncia

La limpieza profunda puede dejar la boca sensible inmediatamente después. Un poco de dolor es normal. El dentista colocará un empaste provisional en la zona tratada hasta que el laboratorio termine de fabricar la corona. El dolor tarda uno o dos días en desaparecer. Puede haber entumecimiento por la anestesia. La mandíbula puede sentirse dolorida por mantener la boca abierta durante mucho tiempo.

Qué hacer

Una endodoncia es un procedimiento que elimina la pulpa infectada o dañada. El objetivo es salvar la estructura del diente. El paciente deberá tener en cuenta qué hacer después del procedimiento. He aquí algunos consejos:

  • Elevar la cabeza. Habrá hinchazón y dolor en la boca. Mantener la cabeza elevada mientras se duerme por la noche puede minimizar las molestias. Coloque una almohada adicional debajo de la cabeza del paciente.
  • No coma después de la intervención. La boca estará adormecida después del tratamiento. Por eso no es ideal comer después de la endodoncia. Espere a que desaparezca el entumecimiento antes de comer. Así evitará mordiscos accidentales y daños en los tejidos blandos de la boca.
  • Utiliza agua tibia con sal para hacer gárgaras. Esta solución puede limpiar la boca y prevenir infecciones en las encías del diente tratado. Asegúrate de que el agua esté lo bastante templada pero no caliente.
  • Toma medicamentos sin receta. El dentista también puede recetar analgésicos para eliminar el dolor en la mandíbula y las encías. El paciente debe tomar estos medicamentos cuando desaparezca el efecto de la anestesia.
  • Aplícate compresas frías y come helado. De este modo se mantendrá baja la inflamación y el dolor. Si hay sensibilidad en el diente afectado después de comer helado, deja de comerlo. Utiliza compresas frías durante unos 15 minutos, muchas veces al día, hasta que baje la inflamación.
LEER MÁS  Razones para consultar a un dentista general por una infección dental

Las imágenes marcan la diferencia

Los dentistas utilizan las radiografías para diagnosticar muchos problemas bucodentales. Sin esta herramienta, es difícil, si no imposible, determinar qué tratamiento será eficaz en casos extremos. Si tiene dolor y molestias graves en los dientes, es posible que necesite esta intervención para poder disfrutar de una boca más sana. Si deja para más tarde la cita con el dentista, podrían surgir más problemas. Póngase en contacto con su dentista hoy mismo para que pueda ocuparse de estos problemas tan preocupantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *